Alta calidad de depuración en humedales

En el marco de las tareas de monitoreo permanente de la Mesa de Control de calidad de las aguas y como parte del plan de gestión ambiental del proyecto e implementación del dique de geobolsas; se procedió a la colecta y posterior análisis de muestras recogidas de diversas zonas del lago Ypacaraí y las confluencias de los arroyos Pirayú y Yuquyry.

Esta acción emprendida en conjunto entre la CONALAYPA y el MADES, y con el apoyo logístico de la Marina Mercante Nacional, fue realizada en dos jornadas: la primera comprendió la toma de muestras en las playas y humedales del Pirayú en fecha 25 de agosto, y la segunda -en los puntos de muestreo definidos en el Lago, que incluye la zona de humedales del Yuquyry- el 08 de septiembre.

Este monitoreo permanente nos permite llevar un registro acabado del comportamiento hidrodinámico del Lago Ypacaraí, especialmente durante esta prolongada y aguda sequía que aqueja a toda la Cuenca del Plata; considerando además, la eficacia del dique de geobolsas, en la corrección del desagüe del lago. 

El análisis de los parámetros fisicoquímicos fue realizado in situ; los parámetros químicos y bacteriológicos, en el Laboratorio del MADES y el análisis de contenido de fósforo fue realizado por cortesía de los Laboratorios INYMA.

Los resultados demostraron que la implementación del dique de geobolsas no sólo contribuyó a desacelerar el desagotamiento excesivo del lago, sino que además, coadyuvó a mejorar notablemente la calidad de las aguas, ya que la ralentización del escurrimiento de las aguas del lago incidió positivamente en que el proceso de autodepuración se cumpla de mucha mejor manera en los humedales.

El aspecto gris que se evidencia en gran parte de las aguas del lago (enturbiadas por partículas sólidas en suspensión) contrasta enormemente con el aspecto límpido transparente y con la calidad de las aguas en la confluencia de los humedales del Pirayú y el Yuquyry, donde el ecosistema filtra la mayoría de los nutrientes que aportan estos afluentes del Ypacaraí.

Los valores de parámetros mejoraron ostensiblemente con respecto a la anterior medición, a pesar de la bajante por sequía. Esto -probablemente- se deba a la disminución de vertidos residuales, ya que muchas cañerías han quedado expuestas como consecuencia del retraimiento de las aguas del lago.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp