Reporte de la situación actual del lago Ypacaraí

En vista a la gran bajante del nivel de aguas registrado este año, el 26 de junio del 2020 se inició a la implantación de un dique de geobolsas (bolsas cargadas con ripio de tipo canto rodado y suelo) de una longitud total de 160 metros, para reducir la excesiva descarga que estaba sufriendo el Lago Ypacaraí por el río Salado.

En el marco de este proyecto, se formaron mesas de monitoreo como las de control de  calidad de agua, control de la fauna y flora, mesa social y mesa de control de humedales. En esta última, se trabaja con una metodología basada en sistemas de información geográfica por medio de teledetección satelital; aplicación de índices espectrales e interpretación de los datos generados. 

En cuanto a los índices se opta por aplicar el llamado ICEDEX -desarrollado por el Instituto Ambiental Español- y el índice de diferencia de agua normalizado y modificado (MNDWI). El primero es generalmente utilizado para medir el avance de las aguas en zonas de inundación, y el segundo es para monitorear el contenido de agua tanto en el suelo como en la vegetación.

Se fijó como “Fecha – Hito” el 7 de junio del año en curso para tener una línea del tiempo en la que se divide un “antes y después” de la implantación del dique de geobolsas.

El área de estudio comprende un total de 5.441,96 ha. Y ya el 17 de julio -a 20 días de la implantación del dique de geobolsas- se obtuvieron resultados favorables en cuanto al comportamiento espacial del lago y su nivel. Se pudo observar un aumento en la superficie del espejo de agua, cubriendo una superficie de 5.757,23 ha. Es decir, el lago se vio favorecido con un aumento de su superficie, equivalente al 5%.

Pero aunque inicialmente las imágenes espectrales mostraron un resultado muy positivo, en un espacio temporal de 20 días (10 días antes y 10 días después de la “fecha hito”), se puede percibir al día de hoy que el contenido de agua tanto del lago Ypacaraí,  como de los humedales, se ha ido reduciendo gradual pero sostenidamente.

Esto guarda una innegable relación con la sequía que estamos atravesando en toda la cuenca del Plata, como consecuencia del fenómeno climatológico conocido como “La Niña” y cuyos efectos se extenderían hasta diciembre del presente año.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Artículos relacionados